LA CUBANA QUE AYUDÓ AL NACIMIENTO DE UNA PUBLICIDAD NUEVA

El 17 de octubre dejo de existir Mirta Muñiz Egea Lastra. Una mujer singular, liberada de todo prejuicio, refinada y extremadamente sencilla a pesar de venir de una familia pudiente. Poseía una cultura integral, pero la televisión y más aun la comunicación social atraparon su vida.
En un evento celebrado en Trinidad organizado por la Asociación de Publicitarios y Propagandistas tuve la dicha de conversar con ella, aproveche y le pregunte muchas cosas. Note que ella disfrutaba cuando alguien le hacia alguna consulta sobre su mundo.
Fue muy hermoso ver como la gente disfrutaba por primera vez la televisión contaba con satisfacción de aquel acontecimiento que le marco su vida para siempre.
Trabajando en la televisión puso a disposición del Che el poderoso instrumento de divulgación: Llamé al Che a La Cabaña y le dije que teníamos CMQ en las manos.
En septiembre de 1960 cuando se interviene el canal 6 CMQ ella se puso a disposición de la Revolución. Contribuyó en elaborar, asesorar e implementar la campaña de alfabetización, la reforma agraria y otras del sector de la salud. Hizo que antiguos publicitarios que no se fueron del país, fueran los realizadores y diseñadores de aquellos anuncios que sustituirán en 1961 a la publicidad capitalista.
Me interese por aquel cambio, entonces Mirta con mucho entusiasmo me contó una y otra anécdota. La del che y las botellas de Coca Cola y los anuncios que se debieron hacer sobre el recién creado Instituto Nacional de la Industria Turística (INIT) donde miles de trabajadores y campesinos podían conocer La Habana, hospedarse en sus mejores hoteles, a precios módicos.
Nacida en La Habana el 26 de febrero de 1930, fue actriz, publicista, redactora, editora, investigadora, docente y revolucionaria.
Su vida en Cuba no fue un camino de rosas: su defensa y amor por la publicidad hicieron que no faltaran pensamientos dogmáticos en personas que no ven más allá de sus narices.
Mirta, sin embargo, siguió siendo la fiel defensora de la Revolución Cubana, una amiga incondicional y pendiente de la evolución de los medios de comunicación. Guardo con especial celo su bello y útil libro Mi profesión a debate que toma la publicidad por los cuernos. Dice su cercana amiga Paquita Armas.
Como ejecutiva de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales ofreció infinidad de clases, conferencias y críticas sobre lo que hacíamos. Trataba siempre de persuadir y convencer de lo que era mejor para la imagen de nuestro país en el exterior.
Creó que una publicidad nueva, demostrando que en el socialismo se puede hacer publicidad orientada al consumo racional, al bien público y a la calidad de nuestros productos.
La mejor manera de honrar a esta martiana, comprometida siempre con la Revolución es utilizar sus consejos en las aulas donde se imparten las asignaturas de la comunicación social. Y en cualquier parte donde se haga propaganda o publicidad lo mismo para el exterior como para dentro del país.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s