SEPTIEMBRE HURACANADO

El noveno mes de cada año, es para algunos, el más sensible para fenómenos atmosféricos.
El mismo año en que se crearon los Comités de Defensa de la Revolución afecto las Antillas mayores Donna, que después del 7 de septiembre siguió de largo por la costa norte, dejándonos marejadas y fuertes lluvias en el litoral de los territorios de Oriente, Camagüey y Las Villas.
El propio 28 fuertes lluvias azotaron el occidente cubano. Desde temprano en La Habana los aguaceros no cesaron. En el momento que el avión soviético T-114 tocaba tierra en la pista del Aeropuerto Rancho Boyeros, donde Fidel y su comitiva regresaban de la sede de la ONU en Nueva York, el pueblo de la capital del país que se traslado para recibir a su máximo líder se empapó de aquella lluvia, preludio de otro gran huracán.
El 31 de septiembre de 1966 entre Santiago de Cuba y Guantánamo. En dirección al oeste y ya sobre tierra por todo el oriente del país, Inés salió al Golfo de Guacanayabo para continuar muy cerca de la costa sur camagüeyana, entrando a tierra de nuevo por Casilda, haciendo un ruta errática parecida al Flora.
En septiembre de 1976, Frederic, caracterizado por abundantes lluvias, cruzó de este a oeste las provincias orientales causando inundaciones
Según el cronista camagüeyano Eduardo Labrada George, azotó en 1986. Procedente del Caribe, penetró el día 23 por el extremo este de Guantánamo en ruta hacia Holguín, de donde continuó por todo el norte de las provincias de Las Tunas, Camagüey y Ciego de Ávila para salir al mar por la zona de Cayo Coco.
Pero el ciclón más relacionado con la organización de masas fue uno que amenazó la región occidental cubana en los momentos que se desarrollaba el 5to Congreso de los Comités de Defensa de la Revolución entre el 26 y el 28 de septiembre de 1998.
Cuentan que el diseñador gráfico que propuso el emblema del cónclave dijo que su proyecto lo había conceptualizado a partir de que los comités son como los huracanes, en movimiento constante y que casualidad se le materializó su pensamiento
En el actual milenio septiembre parece muy activo el 20 de septiembre de 2002 el Isidore, Rita en 2005, el 14 de septiembre de 2004, un categoría 4, Iván y con esa misma intensidad el Ike del 7 al 9 de septiembre de 2008.
Pues apareció apenas una semana después del Gustav, en tránsito por las provincias occidentales, y porque dos meses después Ike fue seguido por Paloma.
Esta activa temporada del 2008 ha hecho reconsiderar muchas teorías meteorológicas sobre las influencias que el cambio climático podría generar en las temporadas ciclónicas dada su presencia, organización, trayectoria e intensidad. La consideración vuelve hacer pensar, en un mismo mes tres eventos.
De este diría Fidel: A veces se han hecho cálculos y no se ha contado con los ciclones. Y nosotros tenemos que hacer cálculos contando con uno, con dos y con tres ciclones. Tenemos que acostumbrarnos a tener en cuenta no solo factores previsibles, sino también factores imprevisibles.

Septiembre es uno de los meses más lluviosos en Cuba. La influencia del anticiclón del Atlántico disminuye considerablemente con respecto a julio y agosto, lo que, unido al paso frecuente de las ondas y las bajas tropicales, propicia el incremento de las precipitaciones. Septiembre es también el mes de mayor frecuencia de formación de ciclones tropicales en nuestra región, por lo que se incrementa de forma notable la actividad ciclónica sobre Cuba con respecto a agosto, aunque la frecuencia de los huracanes que la afectan en dicho mes es algo inferior a octubre. Asociados a la influencia directa o indirecta de los ciclones tropicales, suelen ocurrir eventos de grandes precipitaciones.
Ya en los días finales de septiembre pueden originarse alguno en la zona del mar Caribe occidental.
Dentro de los organismos ciclónicos más notables que afectaron al país en este mes, resalta Irma, categoría 5 en la escala Saffir-Simpson, los del día 4 de 1888 y el del 1919. Y el fortísimo meteoro que literalmente azotó todo el norte de las actuales provincias de Villa Clara, Matanzas y La Habana, el 1 de septiembre de 1933. (Tomado del diario Granma, 5 septiembre de 2018)
Hace un año, un 8 de septiembre, el huracán Irma daño la costa norte cubana y en algunos lugares más al sur. Su radio fue muy extenso e intenso por lo que provoco muchos daños a toda la población y la economía.
La Habana, 7 sep.- Durante la tarde de hoy el área de bajas presiones en el Atlántico central continuó ganando en organización e intensidad, convirtiéndose en la depresión tropical número nueve de la actual temporada ciclónica.
La novena tormenta de este septiembre tendrá interés de asistir al noveno congreso de los CDR. Veremos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s