ROSA VOLVIÓ A LLORAR

Rosa Úrsula es una mujer muy fuerte. En cuántas ocasiones ha tenido que sufrir la pérdida de un ser querido. Pero por Fidel lloró dos veces en su vida. La primera vez en 1973 durante un Pleno Nacional de los CDR le dieron la tarea de entregarle al Comandante en Jefe, un cuadro de Ignacio Agramonte Loynaz. No pudo terminar de decir las palabras que había pensado con unos minutos de antelación. Le brotaron lágrimas sin ella apenas darse cuenta.
Fidel- me cuenta la Úrsula- con un gesto de extrema ternura, le dijo: – pero estas llorando- y con sus manos le seco las lágrimas y le dijo: No te preocupes estaré con los camagüeyanos en el centenario de la caída de Ignacio Agramonte

Era esa precisamente la petición que la emoción no le dejo terminar.
Desde pequeña quise conocer a Fidel de cerca. La primera vez fue de lejos. Allá por Ciego de Ávila se inauguró la primera comunidad rural llamada Julio Sanguily en 1962 Éramos un grupo de jóvenes que por los CDR y la FMC nos invitaron al acto.
El máximo líder habló a los presentes de los proyectos para construir casa en las zonas rurales, para que las familias campesinas tuvieran casas decentes e higiénicas. Yo era del Central Ciro Redondo y ese día fue muy feliz para mí y todas mis compañeras… Después he tenido el privilegio de estar a su lado varias veces, conversar, escucharlo de cerca..
Cuando escuche la triste noticia de su muerte, volví a llorar, esta vez de una inmensa tristeza, pero después escuchando un mensaje de una estudiante de medicina me levante y dije: Fidel llegó triunfante a sus 90 años, Hizo una revolución justa, logró la unidad de los cubanos, enseño a un pueblo a defenderse, sobrevivió a cientos de atentados e hizo que los enemigos nos respetaran.
Sobrepasó la frontera cubana, formando a todo un pueblo a quien en otros países dicen que es Fidel. Porque Fidel es el Pueblo. Así lo afirmo aquel 8 de enero de 1959, cuando dijo que la tropa que le gustaría dirigir era la del pueblo
Rosa Úrsula González Pulido es profesora de Filosofía marxista y sabe que líderes como Fidel juegan un papel importante en la historia, que para la nuestra, se hace imprescindible. Por eso el deber de los fidelistas es seguir estudiando y promoviendo su pensamiento, explicárselo a las nuevas generaciones. Si el ideario martiano aun está vigente en la memoria de los cubanos, en el caso de nuestro Comandante lo será por la eternidad.
En la historia de la humanidad algunos genios no han podido ser excelentes seres humanos, Fidel es un caso único. Su inteligencia es tan enorme como sus valores. Ilumina todas las aristas de la realidad. Las personas, aun sin conocerlo de cerca, lo ven arriba y también abajo como un cubano más, porque es capaz de referirse a las ciencias más complejas, que hacer una broma criolla que despeje cualquier momento de tensión.

Rosa convirtió su tristeza en alegre optimismo por el futuro, porque sabe que las nuevas generaciones seguirán el legado de nuestro líder histórico. Así lo aprendimos los cubanos Convertir el revés en victoria.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s