POR ESTOS DIAS, EN TODA CUBA: LA GENTE SE VA DE RUMBA

Una vez más las calles, plazas y teatros de Cuba celebran la fiesta de la rumba. Un festival internacional organizado por Timbalaye, término de la lengua yoruba que quiere decir lo que cubre al mundo.
Esta decima edición cubre desde el viernes 17 diversos lugares de La Habana, Pinar del Río, Matanzas ,Cienfuegos, Sancti Spiritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Guantánamo y Santiago de Cuba. Como un diálogo intercultural abierto a todos los rumberos y amantes de la música criolla.
La llamada rumba de cajón , tocada con cucharas y machetes es otra expresión nacida de los barrios más pobres
Gladys Collazo, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural dijo a Juventud Rebelde que la rumba cubana es una expresión viva en la cual se armoniza tradición y contemporaneidad.
Amado Dedeu, el Beethoven de la Rumba cubana, conversó de su vivencia de la rumba desde la cuna, porque en el solar de Centro Habana donde nació, había costumbre de rumbear.
Contentiva de tres variantes principales, guaguancó, yambú y columbia, la rumba cubana es una expresión músico-danzaria que nació en la etapa colonial y constituye una de las vertientes de mayor fuerza folclórica y popular del país.
La provincia de Camagüey tiene varios focos rumberos. Algunos de ellos las calles del centro de la capital agramontina, en Florida y la ciudad portuaria de Nuevitas. Aunque en cualquier asentamiento poblacional te puede sorprender la improvisación que mueve con gracias a mujeres y hombres pues es fácil de consumir por necesitar solo un par de claves.
El área declarada en el 2008 Patrimonio Cultural de la Humanidad, por la UNESCO, donde sobrevive el centro histórico más extenso de Cuba será la principal sede, donde convergen calles y plazuelas que suenan a rumba en los días de San Juan, y los aniversarios de las organizaciones de masas.
La plaza Rosa la Bayamesa, sitio frecuentado por el poeta nacional Nicolás Guillén, y las emblemáticas de San Juan de Dios (Monumento Nacional) y de los Trabajadores servirán de sedes al rumbón.
Acontece durante la ruta, coloquios, clases, talleres y encuentros teóricos entre los artistas y organizadores del programa sobre la trascendencia de la rumba, a dos años en que la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) decidiera incluir la rumba cubana en la lista de bienes protegidos porque es un símbolo de toda la sociedad cubana y defiende el derecho a la diversidad cultural basada en el respeto mutuo.
La rumba es libre, es abierta. No está encadenada ni esclavizada. Es una expresión de resistencia y de sentimiento () No distingue entre aficionados y profesionales, dijo Reinaldo Echemenedía Estrada, director del Ballet Folklórico de Camagüey.
El presidente de la Uneac, Miguel Barnet dijo que la rumba es «una de las expresiones culturales más ricas y más completas de nuestra música, un género que trasciende todas las fronteras».
Hasta el 30 de agosto se sentirá el Timbalaye que junto a la UNEAC, el Ministerio de Cultura y otras instituciones del arte propician esta décima edición que servirá para reconocer a un grupo de artistas y gentes comunes promotores de esta expresión autentica de nuestro país.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s